Viernes de lluvia

Viernes de lluvia

Las nubes grises de la mañana hicieron realidad sus presagios, la tarde va muriendo y no ha parado de llover. Debajo de árboles y portales algunos buscan refugio, yo voy deambulando por las calles sin darme cuenta que decidí volver sobre viejos pasos.

La lluvia recorre mi cuerpo, la humedad va penetrando mi piel y los olores de esta parte de la ciudad te han traído a mi memoria. Y vuelvo a verte en un desconocido que se encuentra en la esquina esperando un taxi. Siento de nuevo como tus ojos van escudriñando los míos.

Me apresuro, quiero llegar rápido a casa, pero mis pasos ya extenuados permiten que tu fantasma siga jugando conmigo. Llego incluso a sentir de nuevo esa lujuria ciega en la que sólo tu cuerpo y tus besos calmaban mi sed.

Por fin me encuentro en casa y comienzo a dejar fluir estas letras. Atrás quedó todo… ya nada importa, ahora solo existe el silencio y el vacío. Mientras, afuera, la lluvia sigue enjuagando las calles de papeles sueltos y mojando tu recuerdo. Y yo desearía poder borrarte… así como algo mal escrito.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s