La magia de una sonrisa

La magia de una sonrisa

Cuando toda, o mejor dicho, casi toda la familia se reúne, vas sintiendo como el corazón te crece de tanta felicidad, más si el motivo para el encuentro es celebrar la llegada de un nuevo miembro, una pequeña personita que ha sido un rayo de luz, en medio de este mundo tan confuso y loco.

Nacida en la llamada “Generación Z”, con nombre bíblico y hebreo, Betsabé es una muñequita de cabellos oscuros y ojos claros que reflejan con curiosidad todo cuanto mira. Luego de tres hermosos y ya gigantes príncipes enanos, llegó el lunes 20 de octubre para romper con todas las costumbres, pesando 7.10 kg.

Es inevitable cuando la vez no contarle los diez deditos de las manos y los diez de los pies, así como tampoco te cansas de comprobar que sus dos piececitos son tan pequeños que caben en una sola de tus manos. Y te alegras de ver como le sirven las mediecitas tejidas, que sin saber aún cómo, lograste hacer por primera vez.

Ese olor a bebeee que hay en todo el cuarto hace que olvides por un momento la realidad y te encuentres chapoteando en la fantasía y de pronto te haces la misma pregunta que muchos conocidos te repiten últimamente: ¡¿Y para cuándo?! Oh sí ahora que llegooo tu sobrina al mundo no puedes evitar preguntarte: ¡¿cuándo?!

Betsabé se despierta con un fuerte llanto, tan lleno de vida y la meces y le hablas y terminas cantandole una vieja canción de cuna, mientras tu hermana cena y al fin logras calmarla y deja de llorar y vuelves a preguntarte: ¡¿cuándo?! en el mismo momento en que tu hermana regresa y te comenta que “sí ya te estás preparando para ser madre”.

Y sientes que esas palabras te duelen, aunque conozcas la respuesta, te duele, porque sabes que ese “cuándo” está lejos, aunque a veces tu cuerpo te grite, aunque las miradas de tus hermanas te insistan, aunque casi todos te repitan que ya vas para 26 años, que mientras más tarde más riesgoso es para tu salud, y por eso sientes que te duele, pero sabes que aún falta, que aunque lo desees no ha llegado el momento. Y que por suerte existen tus tres príncipes y esta pequeña princesa que son los cuatro soles que alumbran tu vida y logran detener el mundo cuando te miran, te llenan de alegría y te envuelven con la magia de una sonrisa.

Anuncios