Entre leyendas y tinajones II

entre_leyendas_y_tinajones_IIAltanera, hermosa y caprichosa, así era ella cuando él la conoció e inevitablemente se enamoró.

Barbero humilde de profesión y poeta por vocación, fueron muchas las noches en velas que pasó escribiéndole cartas a su amor, pero ella quería una vida de lujos y se casó con un oficial español.

Ay Dolores Rondón por qué por unas monedas rechazaste el amor.

Ella se fue del pueblo, pasó el tiempo y pasó y entre sus obligaciones y aficiones él un día le olvidó.

Transcurría el año 1863 cuando ella regresó, enferma de viruela quería morir donde nació.

Él que ayudaba en el Hospital de Mujeres, en una cama ya moribunda la reconoció, lavo sus heridas y le cuidó, angustiado y sin recursos solo quería aliviar su dolor, pero era demasiado tarde y el candil de la vida de ella se apagó.

Triste y dolido por la definitiva separación Agustín de Moya sobre la fosa común de su amor colocó una tabla, que restauró cada año mientras la vida se lo permitió y con este sencillo epitafio él logró que todos conocieran la historia de la mujer que tanto amo…

 Aquí Dolores Rondón

finalizo su carrera

ven mortal y considera

las grandezas cuáles son

el orgullo y presunción,

la opulencia y el poder,

todo llega a fenecer

pues solo se inmortaliza

el mal que se economiza

y el bien que se puede hacer

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s