Mariposa

mariposaElla era una pequeña mariposa feliz, que se pasaba el día bailando y revoloteando entre los girasoles.

Muchas veces le advirtieron que no escuchara los cantos de sirena. Pero no hizo caso de los consejos y una noche en una esquina, se encontró atrapada entre dragones, le apretaron sus pequeñas alas y la empujaron tan, pero tan fuerte, que llegó a pensar que caería, que moriría en ese mismo instante.

Pero no fue así, ella resistió, se levantó y logró escapar.

Con sus quebradas alas y las pocas fuerzas que le quedaban voló hasta el mar.

Y fue allí y no en otro lugar, donde se escuchó, confundiéndose con el rugir de las olas, su lastimoso llanto por última vez.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s