Abrazos II

A veces lo único que se necesita es un abrazo de la persona adecuada

A veces lo único que se necesita es un abrazo de la persona adecuada

Ayer era uno de esos días en que necesitaba un abrazo ancla porque podía echarme a volar. Y ayer sin buscarte te vi. No pude resistir las ganas, crucé las calles y te pedí ese abrazo, me lo diste y sobraron las palabras. Entre tus brazos sentí mis pies de nuevo en tierra y te quise, no como quisiera quererte, pero te quise un poco más.

Anuncios

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s